No dejes tus envíos en malas manos

responsabilidad-garantías-envios-transporte-profesionalidad-la-luna-shipping-confianzaA priori podría parecer que el transporte es algo sencillo, ya que solo se trata de recoger en un punto A, y transportarlo hasta que se entrega en un punto B. Sin embargo, el transporte y la logística con garantías y con una gestión adecuada, son como tantas otras cosas de la vida: solo se echan de menos cuando faltan.

Hoy en día, como consumidores podemos elegir contar con todas las garantías, pero el mercado también pone a nuestra disposición alternativas que, terminan resultando una amenaza para nuestros derechos como consumidores. Veamos qué riesgos corre un envío en las manos inadecuadas.

Tu envío podría extraviarse, retrasarse… o no llegar nunca.

Eso es obvio. La solvencia y la experiencia son fundamentales en cualquier profesión y una mano inexperta podría no estar suficientemente familiarizada con muchos aspectos del sector: desde conocimientos básicos de geografía hasta tecnologías de tracking para envíos internacionales, tramitación de despachos de aduanas, ahorro de costes según la vía elegida, etc.

Tu envío podría dañarse

No conocer las mercancías que se transportan, que necesitan para ser transportadas con garantías de seguridad y protección, recortar gastos en seguridad y garantías no es buena idea. La mejor oferta económica quizá expone tu paquete a no protegerlo adecuadamente y podría no tener en cuenta los riesgos existentes durante el tránsito y la manipulación.

No hay garantías de que puedas reclamar

Otra forma común de arriesgar un envío es poniéndolo en manos de un transportista pirata. Una empresa sin las autorizaciones administrativas necesarias (vamos lo que es una empresa pirata) no tiene por qué responder a un perfil de delincuente o estafador de los bajos fondos. Se anuncian a cara descubierta, bajo una apariencia amable, “cool”, etc…  en páginas de falsa economía colaborativa (algunos se autodefinen como “el Uber de la mensajería”) cuyos términos y condiciones cuentan con estas perlas:

(…) no ofrece ninguna garantía con respecto a la autenticidad, la exactitud, la novedad, la fiabilidad, legalidad o no violación de derechos de terceros…

O…

(…) no asume responsabilidad alguna […] por los daños o pérdidas que eventualmente pudieran sufrir por un incumplimiento de las presentes Condiciones Generales de Uso. Por ello (…) no será nunca responsable ni de la disponibilidad (…) ni del cumplimiento adecuado y satisfactorio de los recados por parte de éstos.

O incluso…

(…) no ofrece ninguna garantía con respecto a la autenticidad, la exactitud, la novedad, la fiabilidad, legalidad o no violación de derechos de terceros por parte de los Usuarios. En este sentido, los Usuarios manifiestan que comprenden que (…) es una empresa independiente que pone en contacto Clientes y Usuarios, y que no asume responsabilidad alguna derivada de la información proporcionada por los Usuarios ni por los daños o pérdidas que eventualmente pudieran sufrir por un incumplimiento de las presentes Condiciones Generales de Uso. Por ello (…) no será nunca responsable ni de la disponibilidad de los usuarios ni del cumplimiento adecuado y satisfactorio de los recados por parte de éstos.

Es decir, que pase lo que pase, esta empresa nunca tendrá ninguna obligación con respecto al servicio que hayas contratado a través de ellos (y del que se lucra). Dicho de otra manera, pagas por un servicio que puede ser que ni siquiera te vayan a dar.

Tu privacidad también está en riesgo

Gran parte de los transportistas pirata son falsos autónomos que no están sujetos a ningún tipo de control. E igual que escapan al control fiscal, se libran de la responsabilidad por otros delitos como la violación de correspondencia. El párrafo anterior es bastante inquietante, porque admite que este tipo de plataformas no conoce a sus proveedores e incluso admite que si estos fisgan en el interior de un envío no podrás hacer nada para evitarlo ni para denunciarles por ello.

Tu envío fomentará la competencia desleal

Para llegar a ser un transportista con todas las de la ley no solo hay que ser autónomo y pagando las correspondientes cuotas, hay que contar con la tarjeta de transportista y de operador postal. En ciertas apps, que intermedian en la mensajería y transporte nos hemos encontrado con lo siguiente…

… simplemente indica que dicho usuario ha completado el proceso de alta correspondiente y ha aceptado las presentes Condiciones Generales de Uso y cualquier otra condición particular que le resultara aplicable. No implica ni certificación ni aval acerca de su fiabilidad, idoneidad y/o seguridad…

Esto es un agravio para los profesionales a tiempo completo que cumplen con todos los requisitos exigibles. Sin cumplir la ley, siempre es posible prestar servicios más económicos.

La piratería siempre ha sido un problema del sector del transporte y la mensajería. Sin embargo la nueva economía colaborativa es un reto legislativo de primer orden para la protección de los derechos del consumidor hasta en las peores circunstancias. Es cierto que nuestros políticos deberían estar a la altura y tratar de gestionar este fenómeno de forma inteligente. Pero nosotros, como consumidores de servicios de transporte y logística, también podemos ayudar con cada pequeña decisión, optando siempre por las garantías legales, por la profesionalidad y la transparencia.

Y como siempre, si tenéis más dudas o queréis un servicio profesional, transparente y avalado por los propios clientes en muchas ocasiones, contactad con nosotros a través de info@laluna.coop o por teléfono.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.